“Esta es la libertad que nos ha dado Cristo. Manténganse firmes para no caer de nuevo bajo el yugo de la esclavitud”.

Gálatas 5,1

jueves, 24 de julio de 2008

Reflexiones

Reflexiones personales de cada integrante del grupo al respecto

Rosario Daniele:

Mi reflexión sobre este trabajo es que no debemos juzgar a estas personas, alcohólicas porque a decir verdad, ellas son las que por un motivo están sufriendo (separaciones de sus padres, tristezas, etc.). Lo que si, hay que ayudarlas a que salgan adelante, recuperándose sin volverse a dañar, porque en definitiva su salud y su libertad se pierden, y lleva a un mundo sin sentido, en donde, nada les hace valer la pena para seguir viviendo.
Leticia Ortega:

“No tendríamos que preguntarnos lo malo que puede causar el alcohol, sino que es lo que hace que en el contexto actual utilicemos o consumamos alcohol. Esto no tiene que se utilizado eventualmente sino que se utilice como una solución sin importar su origen social. También empezar a preguntarnos por la sociedad en la que vivimos, por el tipo de relaciones que establecemos con nuestros semejantes y esa persona se siente y se considera significativa para el resto. O sea, dejar de culpar al alcohol por sí mismo, porque en realidad el problema es social, pero social no por sus alcances sino por la responsabilidad de la sociedad en la existencia de la enfermedad que produce.
Yanina Espósito:

“Mi reflexión sobre el alcoholismo es que es una enfermedad adictiva donde tiene consecuencias muy graves: a mi no me gustaría caer en esta, ya que se que es muy difícil salir (si es adictivo)

¡No se metan en eso si sabe que va a costar salir!.

También es muy feo estar esclavizados a esta enfermedad ya que tenemos miedo a algo y eso no nos dejar ser felices.”
Micaela García:

Mi reflexión sobre el trabajo es la siguiente: a mi me gustó este trabajo, ya que el tema: el alcoholismo, es muy importante e interesante.
Nos enseño todo lo referido al alcohol, las causas, las consecuencias y como nos perjudica a nuestra salud.
Muchas personas que viven en el mundo del alcohol, no son conscientes de cómo verdaderamente les arruina la vida, ya que las aislas de la realidad y muchas veces hasta llegan a perder sus afectos y su propia vida.

¡¡Digamos no al alcohol!!
Paloma Andrada:

“Conclusión sobre los adictos al alcohol: Mi conclusión sobre los adictos al alcohol es que no ayuda para nada, aunque el que lo tome piense que si. Una persona que bebe alcohol de una manera o otra te está pidiendo o diciendo “ayuda”; ya que en muchas ocasiones se lo toma por mido y por olvidar problemas.
Alguien que toma alcohol debe ser atendido o puede tener daños mentales, físicos, etc. Muchas de las personas que tienen este problema (de ser adictos al alcohol) curarse según su vida, por el contrario, las personas que no y hasta pueden terminar heridas o lamentablemente fallecer.
Otro problema que hay es que chicos muy jóvenes lo comienzan a consumir, lo que les garantiza menos probabilidades de vida a comparación a una persona que no toma alcohol. En mi opinión el alcohol no es malo, es decir, el alcohol no te obliga a consumirlo, sino que lo hacen amigos, parientes, etc o puede que no incluso nosotros mismos.
En caso de que tengo un pariente, vecino, amigo, etc que toma alcohol adictivamente yo recurriría a un profesional o un mayor ya que sería el más indicado para ayudar a mi amigo, pariente, vecino, etc.”
Ayelén Obregón:
Mi reflexión es que cada uno es libre de hacer lo que quiera pero debe tener sus límites, ser responsable, hacerse cargo de sus acciones no solo las buenas sino también las malas. Con el alcohol pasa lo mismo ya que uno tiene permitido tomar cuando ya se pasa del límite uno le empieza a gustarle más y más hasta que llega el punto en que no puede vivir sin el alcohol y se vuelve adicto